Abril 24 de 2019

Nuestro Código Civil establece claramente los requisitos para establecer la sucursal de una empresa extranjera en nuestro país, más precisamente en su artículo 1.197, que dice: A los fines del cumplimiento de las formalidades mencionadas, toda sociedad constituida en el extranjero que desee ejercer su actividad en el territorio nacional debe: a) establecer una representación con domicilio en el país, además de los domicilios particulares que resulten de otras causas legales; b) acreditar que la sociedad ha sido constituída con arreglo a las leyes de su país; y c) justificar en igual forma, el acuerdo o decisión de crear la sucursal o representación, el capital que se le asigne, en su caso, y la designación de los representantes.”

Para llevar a cabo dicho procedimiento, siempre siguiendo las normas mencionadas más arriba, el proceso – en forma práctica – sería el siguiente:

La empresa matríz debe otorgar – en su lugar de origen – un poder o autorización a una o más personas, facultándolas para que constituyan en la República su sucursal. Así también el poder debe autorizar a los apoderados para que éstos puedan asignarle determinado capital, domicilio y los estatutos que la regirán.

Cabe destacar que, además del poder de autorización a una o más personas, facultándolas para que constituyan en la República una sucursal, debe consignarse (puede consignarse en el mismo poder) una cláusula donde se manifieste que se los nombra a los apoderados como representantes de la sucursal a constituirse, para que actúen en nombre de ésta una vez se constituya, así como también que puedan nombrar otros representantes de la sucursal. En síntesis el poder puede facultar a los apoderados para que constituyan la sucursal y a su vez para que sean sus representantes, con las atribuciones que se crean pertinentes y mas convenientes para el funcionamiento de la sucursal.

La empresa matríz debe otorgar también, un documento que avale la decisión de crear la sucursal. Esta decisión puede estar plasmada en una Asamblea, Reunión de Directorio o mediante una simple declaración de las personas autorizadas o adecuadas, ya que la forma de hacerse depende de las leyes del lugar donde se la otorga.

Cabe destacar que todos los documentos, para que sean válidos y puedan inscribirse antes de ser utilizados en la República, deben llegar legalizados, apostillados y traducidos en su caso.

Una vez el interesado cuente con todos los documentos, debe entregarlos a un Notario Público a los efectos de que éste inscriba los documentos que deban ser registrados y proceda a constituir la sucursal y la inscriba en los Registros Públicos.

NEGOCIOS INMOBILIARIOS DEL PARAGUAY Whatsapp
Hoy
Hola, buen día. Cómo puedo ayudarle el día de hoy?

 

©2019 nip-paraguay.com, todos los derechos reservados.
Powered by: wasi.co